Leopoldo Flores, al Espacio de los Notables.

 

++ Emite Decreto el Gobernador Eruviel Ávila.

++ A Carlos Hank No le Gustó que Pintara el Cerro.

++ Con sus Brochas fue Corrido de la Legislatura

Leopoldo Flores, el pintor artista de Tenancingo, tendrá que hacer un alto en su viaje en “el más allá” para reincorporarse a las noticias de Toluca.

Sí. Veremos mencionar su nombre y recordar algo de su obra. Quizá será posible ver la urna que guarda los polvos de lo que fue su cuerpo.

¿Cómo o por qué? El Doctor en Derecho Jorge Olvera García, Rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, entera a la comunidad mexiquense que por decreto publicado el pasado 23 de mayo en la Gaceta de Gobierno del GEM, se oficializa el depósito de las cenizas mortuorias del Dr. Leopoldo Flores Valdez, en la Rotonda de las Personas Ilustres de la entidad.

Dice el Rector en un desplegado periodístico que Leopoldo Flores es ejemplo para las presentes y futuras generaciones y tiene ganado el reconocimiento por su obra y su trayectoria.

Aprovecha el Dr. Olvera García para agradecer al Gobernador del Estado de México Dr. Eruviel Ávila Villegas la sensibilidad del mandatario para exaltar la figura de Flores Valdez.

No se da el dato de cuándo será la ceremonia, pero seguramente pronto se difundirá en otros espacios.

Para esta columna, el reconocimiento a Polo tiene singular importancia porque el artista del pincel, no fue muy institucional. Era observador del acontecer mundial, nacional y local. Por eso en sus lienzos dejó obras de protesta.

Me acuerdo de esa exposición con reses sacrificadas en la casa de la Cultura de Toluca (ahora Palacio Legislativo) para representar a alguna clase política. O bien su marcha por el centro de la ciudad, arrastrando una banderola a rayas, como protesta por la invasión de Granada en 1983.

Cuando se le ocurrió pintar el cerro de Coatepec con la idea de que en primavera el paisaje luciera mejor, la administración del profesor Carlos Hank no vio con agrado que el artista alterara la naturaleza. Lo castigó negando apoyo al proyecto. Obtuvo mejor respuesta de la Unión de Tablajeros que cooperaron para comprar botes de pintura.

Como pintor, Polo consiguió un espacio en la Casa de La Cultura que le cedió el intelectual Alejandro Fajardo, pero de ahí lo corrieron con sus brochas y sus colores porque tuvo la “audacia” de trazar planos al carbón en los muros para convertirlos en murales. Esos apuntes quedaron pendientes por buen tiempo hasta el régimen del Gobernador Alfredo del Mazo González y en el Palacio Legislativo reinaba Pedro Armando Gómez.

Más recientemente, el gran Polo fue invitado a pintar los interiores de Palacio de Gobierno del Estado de México. Ahí está su obra. Hay un mural donde aparece un caballo azul. ¿Y por qué de azul, Polo? Contestó, pues para ver cómo reaccionan los políticos de rojo.

Por el asesinato del periodista Manuel Buendía el 30 de mayo de 1984, Leopoldo Flores se sumó a la protesta de los diaristas del Valle de Toluca, donando una manta de cien metros cuadrados y pintando sobre el tema.

Pienso que del artista falta mucho qué escribir. Cada amigo, de los muchos que cultivó, tiene con él una historia que contar. Recuerdo que fue el primer artista que exportó obras aprovechando nuevas tecnologías. Tomaba servilletas cuando iba a tomar café. Sacaba la pluma, hacía trazos y luego los mandaba a Francia, vía Fax, y allá sus cuates los comercializaban.

Fue candidato a vicepresidente municipal de Toluca, en un experimento político donde Frater A. Morales se lanzó como candidato independiente para alcalde de Toluca.

El artista diseñó el logotipo de la campaña con el lema “Sol y dar y dad con la izquierda y la Derecha”. No ganaron porque a Humberto Lira Mora, Secretario General de Gobierno en tiempos del ex gobernador Ignacio Pichardo Pagaza, se le olvidó contar los votos.

Extraordinario Polo cuando invitaba a su taller. Siempre tenía licor de zarza de La Asunción, ahora municipio Donato Guerra. Era su lugar predilecto para ver la llegada de las mariposas “Monarca”.

De cosas familiares, le daba mucho gusto platicar de su hijo Ostoc como astrónomo, formado por los franceses.

Extraordinaria la distinción que le hace el gobernador Eruviel Ávila al colocarlo al lado de nuestros notables.

Algo que le hubiera emocionado es que el Cosmovitral, obra que hizo en el Gobierno del Dr. Jorge Jiménez Cantú, se llamara “El Palacio de Flores”, me lo comentó.

Rafael Vilchis 6 24 88 24

fraterafael@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s