Falta un Reglamento Sobre Práctica de Besar

++ Poco se Conoce del Origen de esa Caricia
++No hay Escritos de Besuqueos Entre Adán y Eva
++ Me Apanicó Leer que el Beso es Como el Diablo

Por Rafael Vilchis Gil de Arévalo

Cuando estaba por terminar la misa, precisamente cuando los fieles y los no tan fieles se daban el “saludo de la paz”, una monja asistente del altar en la misa, me preguntó, ante el auditorio, si deberíamos retornar a costumbres antiguas cuando se daba el “beso de la paz”.
Le dije sí, que eso sería hermoso, aunque antes deberíamos saber más acerca de esa caricia humana y universal, que no se sabe cómo surgió en la vida, quien la implantó.
Por más que he revisado nuestros amarillentos libracos históricos, no leo nada que se refiera a que nuestros padres Andán y Eva se hayan besuqueado. Me imagino –solamente me imagino—que un beso en el Paraíso, al natural, pudo haber sido hermoso.
Quizá en esos tiempos el beso también estaba prohibido por considerarlo pecaminoso como fue el caso de la manzana, relacionada con lo pasional.
Repreguntó la monja asistente:
–¿Y quién mordió la manzana, Frater: Adán o Eva?
–No se sabe. Es un tema que todavía está en discusión. Se ha dicho que fue Adán y todo porque en la garganta tiene una saliente como nuez que le llaman “la manzana de Adán, dizque porque la fruta se le atoró en el garguero.
–En el qué, Frater.
–En el gañote… en el gaznate. Tengo que decir que poco conocemos del origen del beso. Lo que podemos afirmar es que el ser humano el primer ósculo lo recibe de su madre
Pues ahí no está el origen del beso porque la madre, seguramente, antes conoció el beso pasional. Y sigue el problema. ¿Ese beso cómo ocurrió, quien fue el inventor?
Sea lo que sea el beso se ha convertido en diplomacia hasta para hacer relaciones comunitarias. Va del afecto, al compromiso y hasta la simulación. No se puede negar que se dan besito mujeres que se odian.
El beso ha sido desde tiempos remotos una herramienta afectuosa familiar-social. En tiempos actuales es compromiso, entre hombres y mujeres, funciona como
publirrelacionista comunitario. Miles de millones de veces se practica al día.
Bueno, explicaba a la monja, que se hace populismo con el beso. Vemos cantidad de políticos sacándose la foto besando al niñito que le sonríe. En la Iglesia no se diga, los curitas y hasta el Papa, en Semana Santa, besan pies ajenos.
–¿Y tú, Frater, haces lo mismo?
–Sí, pero nada más con las monjas. Tengo más cosas que agregar. El 13 de abril de cada año es el día del beso internacional. Se hizo poco ruido a esa conmemoración.
Quizá por esa razón el 6 de julio se instituyó el día del beso robado, asociado a las relaciones amorosas. Aquí en Toluca, ni siquiera un torneo pegándose los labios.
–Frater, sugirió la Monja asistente: ¿puedes decirnos a los parroquianos si el beso es bueno o es malo?
–Yo pienso que besar es una costumbre afectuosa, sana y noble,aunque…no todos los besos son iguales. Hay unos insensibles, fríos e insípidos.
–¿Cómo cuáles?
–Pues como esos que mandan por toneladas en Facebook. Pienso también que los besos deberían reglamentarse. Hay cosas preocupantes parroquialmente hablando.
Leí un artículo con el siguiente encabezado: “El Beso es como el Diablo”. Transcribo una parte:
“Yo no lo sé, bueno, en realidad no es que no lo sepa…, pero es esa necesidad de cerrar los ojos, para tocar, sin tocar tu centro; esa donde el terremoto se origina, y exige de uno, concentrarse en las sensaciones, en cómo van despertando los sentidos, las emociones todas. Ese camino y tránsito que producen los besos sin territorios, esos dueños del mundo entero. Esos que de ninguna manera consumen la llama, sino la avivan. Nosotros en ellos nos consumimos pero nos reedificamos. Esos en los que se nubla todo, acaso se reblandece el cuerpo, conocedor ancestral de su fragilidad, y se estremece, cuando el corazón cabalga ansioso. El deseo es antropófago, no es de nada trivial, no es de nada ordinario. Insaciable, hasta que te lo acabas. Voraz absoluto y jamás complaciente. El beso es como el diablo”.
–¿Dónde se publicó ese texto, quién lo firma?
–Se publico el domingo antepasado en El Sol de Toluca. Lo firma la columnista Celia Gómez Ramos.
–¿Y tú que opinas, Frater?
–Es cierto y cálido lo que dice, pero las mujeres en lugar de cerrar, mejor abran bien los ojos porque San Tanás es demasiado veloz.
La madre Superiora remató la plática, repitiendo una frase de Paul Géraldy:
“El más difícil no es el primer beso… sino el último”.

Es Palabra de la Parroquia … Amén

fraterafael@hotmail.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s