La Llorona en Tiempos de Carestía

++ Ninguna Autoridad Consuela al Pueblo
++ Pecado Masajearse con Piedras Calientes
++ En La Parroquia, Fricciones a la Antigüita

Por Rafael Vilchis Gil de Arévalo.

Salta en las páginas electrónicas lacónica versión actualizada de la leyenda de “La Llorona”.
Algún lector observador de los impactos económicos que ocurren en lo cotidiano, escribió lo siguiente:
“La Llorona en cuanto vio el precio de los útiles escolares, dejó de buscar a sus hijos”.
¿Qué significa eso? Pues que el personaje central de conocida leyenda padece el momento que se vive. Se viene una temporada difícil para que alcance el dinero de la clase trabajadora.
Este diario informó ayer que las tortillas ya subieron a catorce pesos. Es el inicio de lo que se espera.
Reetiquetar productos todos los días será la nueva gimnasia de los hombres y mujeres propietarios de negocios.
Hay justificante. Todo mundo se inquieta por los nuevos precios a la gasolina y a la energía eléctrica, porque es obvio que el alza de esos elementos provoca carestía general.
Muchos fieles han consultado a esta Parroquia ¿y ahora qué va a pasar? Les he dicho que solamente debemos rezar pero dicen que eso no sirve de nada.
Tienen razón. Por otro lado las autoridades no tienen respuestas para ayudar a la gente a enfrentar el problema actual de empobrecimiento. Ni siquiera se asoman a los foros populares para consolar a los desamparados.
Estaba en mis meditaciones, cuando de pronto, varias monjas solicitaron audiencia para ser atendidas en mi austera oficina.
Primero me cuestionaron sobre qué opinaba de los masajes con piedras calientes.
Les dije que tienen buena fama. La gente acude reiterativamente a esas terapias porque le funcionan, se sienten bien. Dicen que baja mucho el nivel de estrés.
Es interesante esa disciplina llamada geotermal. De preferencia se emplean piedras negras, blancas o verdes, que se consiguen en los ríos. Se buscan las más lisas, porque han sido pulidas por el agua durante siglos.
En algunas ocasiones las piedras se someten a temperaturas cercanas a los cincuenta grados. Según se afirma es para activar la circulación sanguínea. No sé si sea cierto, pero puede ser riesgoso. La piel podría quedar ampollada.
Colocadas las piedras en ciertos puntos corporales, es posible hacer reducir dolores.
Otros beneficios a pedradas… perdón del masaje con rocas es que combate la fatiga mental y física.
Especialistas dicen que los masajes empleando cuarzos son de mayor efectividad, sanan hasta los males de la espiritualidad.
Paré la plática de los masajes, para preguntarles a las monjas, por qué tenían interés en ese tema.
Una de ellas me dijo porque te tenemos malas noticias. El suplemento periodístico “Desde la Fe” que circula con El Sol de Toluca previene: ¡Cuidado con la Terapia de las Piedras Calientes!
Rápido fui a ver el artículo respectivo. La publicación dice que es pecado acudir a esas sesiones.
Deja claro. Es camino a prácticas demoníacas. Se afirma: “Quien asiste a estas terapias está ¡jugando con fuego! Buscando relajamiento o curación, en realidad está metiéndose al peligro mundo de lo oculto, invitando al demonio a entrar ¡poniendo en grave riesgo la salud de su alma!”.
Entonces recomendé a las monjas. Los masajes no se suspenderán en La Parroquia, pero nada de emplear piedras calientes. Serán a la antigüita con los dedos y las palmas de las manos.
Es palabra de La Parroquia…Amén.

fraterafael@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s