Se Frustra Ley Para Proteger Periodistas

+++ No han Encontrado Soporte Para Armarla

+++ Más Bien es Queja por Incumplimiento Laboral

+++ Deberían Replantear la Carrera de Comunicador

Por Rafael Vilchis Gil de Arévalo.

La semana anterior terminó un foro académico donde se analizó la ley de protección de periodistas del Estado de México.

El evento fue en la Universidad Autónoma del Estado de México. Participaron periodistas de muy buen nivel, todos de lujo, como Eduardo Osorio García, Edmundo Cancino, Enrique I. Gómez, José Luis Herrera y Felipe Pérez Ávila. También participó el maestro Eduardo Campa.

Me quedó la idea de que no llegaron a una conclusión bien definida como para elaborar una iniciativa de ley que proteja al gremio de algunas o muchas inseguridades.

Es decir, como que faltó concretar la motivación de la ley, para hacerla aterrizar en un buen proyecto legislativo y no quede encajonada como hay muchas ocurrencias aprobadas nada más para complacer a algunos diputados.

Por el boletín emitido, parece ser que los periodistas mexiquenses buscan que se garantice el ejercicio de la libertad de expresión y también los derechos ciudadanos a la información y a la transparencia.

Lo anterior es una antigua lucha del diarismo. Está ganada y existe la respectiva legislación. Otra cosa es que la autoridad no cumpla o pongan obstáculos para obtenerla.

Se sugirió en el foro realizado que todas las propuestas elaboradas por los periodistas, presentadas en el evento, se dialoguen con el Poder Legislativo. Eso estuvo muy “requetebién” pensado porque es el único camino para que se conviertan en ley, como dijeron los panelistas, “cuando llegue la hora de las definiciones”.

Lamentablemente, no se dieron a conocer las propuestas para valorar la inquietante angustia que viven los representantes de los medios de comunicación.

Indica el comunicado oficial universitario que el editor Enrique I. Gómez, presentó un diagnóstico de la situación del periodismo durante la última parte del siglo pasado y enumeró las carencias que en materia de libertades, condiciones de vida y perspectivas tienen los diaristas mexiquenses.

Asimismo aseveró que “los periodistas se sienten amenazados en sus condiciones de vida; como ejemplo, citó los bajos ingresos, a pesar de tener los más altos entre los salarios mínimos, y la nula seguridad social a los que son sometidos, que provocan que la vida del reportero sea una de las más estresantes entre los profesionales”.

Cree necesario de que “esta ley considere estos aspectos, así como la regulación de las relaciones entre las empresas de información y sus trabajadores, con la finalidad de mejorar las condiciones antes referidas”.

Lo dicho por Enrique I. Gómez es una verdad que da tristeza hablar. Sin embargo todo lo que mencionó está regulado en la ley. El problema es incumplimiento de la misma, nada más.

En todo caso el malestar de los periodistas se resume como queja contra los dueños de los medios, obligados a dar prestaciones a toda la gente que contratan.

Es cierto que el salario mínimo para un periodista es bastante bajo. El mínimo profesional está fijado en poco más de doscientos pesos. ¡Se imagina esa cantidad en estas épocas!

En este sentido, sería conveniente platicar con el Secretario de Trabajo Alfonso Navarrete para que “eche una manita” a sus amigos de la prensa para mejorar su ingreso.

Igual, como “algo de mi cosecha”, deberían preguntarle a la autoridad universitaria, qué caso tiene sostener la carrera de comunicación social, con horizonte de pobreza y alta escasez de oportunidades en una época donde casi desparecen los medios escritos en papel. O en el mejor de los casos replantear ese nivel académico.

El maestro Eduardo Campa y los panelistas saben de estos problemas. Las mejores plazas están en las oficinas de comunicación del gobierno y en ellas hay mejores salarios y sin complicaciones para ejercer la libertad de expresión.

El boletín universitario informó que “Felipe Pérez Ávila, dueño de la revista Ágora Mexiquense, y el profesor universitario José Luis Herrera coincidieron en la importancia de involucrar a los interesados para conformar esta ley, pues advirtieron que el tema de la libertad de expresión es crucial y delicado, y el respeto de su ejercicio es una obligación constitucional”.

Muy generalizado lo que dijeron, y sin ánimo de molestar, se ve que no encontraron fundamentos para crear una ley que proteja al gremio comunicador.

¿A quién han golpeado o han apresado en el Edomex tratando de impedir la libre expresión? A nadie. En algunos casos hay hasta libertinaje.

Le consta a Eduardo Osorio que cuando ha habido trato hostil por lo que se escribe se logran mejores notas. ¿Te acuerdas cuando obtuviste la nómina secreta de distinguida institución oficial y hasta nos acusaron de desestabilizadores, y aún no sé por qué el caso llegó a la Secretaría de la Defensa Nacional?

fraterafael@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s