Acompaña la Locura a Delincuentes Seriales

++ Peores son los Crímenes por Imitación

++  Los Payasos, en Riesgo Esta Temporada

++ Proponen Encuartelarlos en Noche de Brujas 

Por Rafael Vilchis Gil de Arévalo.

Qué triste es cuando se dan delitos seriales, porque quienes los cometen por lo regular  son víctimas de problemas psiquiátricos, sin saber cuándo parará su loco instinto. 

Peor es cuando las conductas perversas se dan por imitación, y se extienden en diferentes partes como si fuera viruela. Así está ocurriendo con los payasos, a tal grado que los estrafalarios personajes, donde se aparecen, los ven como sospechosos, o individuos que provocan terror.

Recientemente, la fobia hacia los payasos empezó en un estado de la Unión Americana, (Carolina del Sur) cuando cerca de la empresas y colegios aparecieron personas con indumentaria de los hazmerreir, causando pánico porque hasta los vieron armados. Entonces surgió la versión de los payasos asesinos.

También hubo dichos de escolares afirmando que hombres disfrazados de payasos intentaron  llevarlos al bosque. Con ello creció el pavor.

Y como la información en estos tiempos corre a la velocidad de la luz, la nota de los payasos llegó a otros lugares y todo mundo se puso en guardia.

En Ecatepec, se dijo que dos personas vestidas como payasos fueron linchadas y ya no se supo más de ese caso.

Los medios noticiosos han enterado de  personajes  excéntricos han sido atacados en varios países. Muchas veces porque no son tan graciosos como se piensa y más bien son  agresivos con niños y adultos.

Y como están las cosas, plagadas de violencia, se percibe que hay fobia hacia esos trabajadores de la “diversión” ambulante. Tal parece que se provoca un ambiente especial  cuando está próxima la festividad de “muertos” y el Halloween, la noche de brujas.

Los fieles me preguntaron qué opinión tengo de los payasos. Les contesté: Es una diversión discutible,  a veces caen en lo vulgar, llegan a ser exagerados en sus “bromitas”, dicen chistes que no tienen gracia y  lo estrafalario como visten no da risa.

Aunque no se puede negar que practicar el “payasismo” es una forma de obtener ingreso. Es diversión callejera,  con escasos escenarios formales. Sin embargo hay mucha gente que tiene atractivo por esa actividad.

Espacios más seguros para laborar, actuando para otros fines,  los tienen quienes practican la risa como terapia. De esa forma es como, en nuestro medio,  la doctora Licha Hoyo ha llevado la sanación a muchísimos niños y adultos. 

Me  llamó la atención un reportaje publicado  en EL SOL DE TOLUCA, de un chofer de autobús, que fue despedido de la línea camionera donde trabajaba por haber tenido un accidente de tránsito.

El hombre regresó a los transportes, pero no como chofer, sino maquillado como de payaso para divertir a los pasajeros con juegos de magia que aprendió, y poder obtener un dinero para llevarlo a su hogar. Toda una tragedia.

La monja Sor Rajas  preguntó si  estaría próximo el fin del trabajo para los payasos.

Sor Bona de París terció en la plática y le contestó que es difícil decir cuánto tiempo durará el payasismo.

Dijo la hermana conventual que ser payaso  es una actividad milenaria. Cuadernos de Arte y Cultura,  hablan de su existencia hace cuatro mil años.   

Dijo que en China  un bufón llamado Yusze, servía en la corte del emperador Chiiu Shih huang-ti, a quien se debe la construcción de la gran muralla china.

Yusze  tenía muchos privilegios como personaje divertidor,   hasta como  poderse burlar del rey, hacerle sugerencias, e influir  en importantes decisiones. Eso sí con mucho respeto e inteligencia. Una equivocación y al patíbulo.

 Es conocido  que para construir la muralla china, relató la monja,  murieron muchas personas por el trabajo rudo.

 Sin embargo, el emperador tuvo la idea de pintarla, con lo cual todo el pueblo se preocupó, pero sólo el bufón Yusze se atrevió a sugerirle, que no lo hiciera y el emperador al fin cedió, ahorrándose con ello muchos años de trabajo y se evitaron muchas muertes.

Sor Bona siguió ilustrando: En Grecia hace dos milenos aparecieron los payasos en los intermedios o al final de obras teatrales de farsa, como agregado cómico. Era espectáculo para los guerreros griegos.

De los payasos hay mucho de qué hablar. Pero ahora están riesgo. Sor Prendida del Portal, dijo que para protegerlos de alguna agresión, a ella se le ocurre pedir al alcalde que los días primero y dos de noviembre  encuartele a todos los payasos.

¿Encuartelamiento?  le cuestioné. Eso solamente se acostumbra para los soldados, para la policía, los bomberos, etc. ante un desastre.

Está bien, reviró. Entonces nada más que los embodeguen.

Es palabra de la Parroquia… amén

fraterafael@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s